Nibiru, el planeta viajero





Antes de maullar cualquier bola de pelo a la alfombra debo aclarar que este tema es para entretenimiento y no representa ninguna ideología ni colmillo mio, por lo que te pido si lees este articulo te sientas libre de frustraciones astrofísicas, arqueologías, religiosas etc. 



Recientemente en este año 2016 se corre la noticia del hallazgo de un noveno planeta, bueno, ya teniamos 9 planetas antes pero sucede que a Plutón lo degradaron como planeta por las características que posee y lo encogieron en un planeta enano, así que puedes ( si no lo haz hecho ) deshacerte de lo poco de astronomía que te enseñaron en la escuelita y nos quedamos con ocho planetas hasta hace no más de 2 meses.

¿ Pero gato, que datos hay para decir eso ? 

Un grupo de científicos liderados por Michael Brown, por medio de un simulador matemático, detectaron más allá de la órbita de Plutón un cuerpo que cumple con las necesidades en volumen que un planeta necesita para ser catalogado como tal , además de las condiciones de barrido en su vecindario espacial de otros cuerpos a su paso y la distorsión gravitacional que ejerce en el sistema, también pudieron dimensionar su tamaño, que sería 10 veces más grande que la Tierra, que su órbita es tan grande que tardaría alrededor de 10,000 a 20,000 años humanos en dar una vuelta en su órbita en datos aproximados, o en palabras más gatunas, se dieron cuenta de que algo rechoncho,  pesado y lento anda dando el rol en el espacio, pero que todavía no saben si si o si no, pa pronto.



¿ Que tiene que ver eso con Nibiru señor miaw ?

La cosa aquí, según la vieja mitología sumeria,  interpretada por el señor Ztchin, basándose en tablas que contenían grabados y la primera forma de escritura cuneiforme, donde depositaron un relato histórico aparentemente de unos seres que con tecnología extraterrestre crearon al hombre, el relato va más o menos así:



En la antigüedad, existió una raza extraterrestre que habitaba en un planeta llamado Nibiru, a los cuales llamaron Anunakis de aspecto reptiliano,  que como nosotros afrontaron problemas de cambio climático, pero que afortunadamente contaban con la tecnología necesaria para buscar recursos en otros planetas, así que aprovecharon la cercanía que en ese momento tenían para visitar la Tierra para buscar oro, material necesario para crear un escudo en su atmósfera y protegerse de la fuerza energética de su estrella regente, al encontrar el mineral decidieron tomarlo, pero dadas las dificultades notaron que necesitarían ayuda para acelerar el proceso, entonces encontraron lo que bien podrían ser neandertales y decidieron usarlos para apoyarse en la extracción, pero esos seres eran torpes y no sabían utilizar las herramientas, entonces los intervinieron genéticamente para crear a los seres humanos, a su imagen y semejanza y llevar el material a su planeta, eso a groso modo de relatar la historia.



Escritas en esas tablas de una manera u otra parecen coincidir, pues este nuevo planeta de nombre Planeta Nueve tiene una órbita similar a la descrita por las profecias sumerias, pero no solo en esa civilización, la onda va un poco más allá pues da la casualidad que en diferentes puntos de la historia, en distancias tan grandes como océanos, las culturas en su mayoría adjudican esos rasgos a divinidades, dragones chinos, serpientes emplumadas, cocodrilos egipcios, cobras hinduistas... restos arqueológicos de cráneos alargados modificados por maderas presionadas con cueros desde niños, pero lograr modificar un cráneo es una cosa, pero aumentar el tamaño del cráneo no es tan fácil y menos con recursos tan arcaicos.



Las nuevas conspiraciones hablan de un nuevo fin del planeta, de la aniquilación total de todo lo conocido y esas cosas que dejan bastante dinero en películas y series, científicamente hablando la posibilidad de que un planeta pueda lograr cambios catastróficos por medio de su gravedad queda descartada, pues hay planetas mas grandes que siempre han estado circulando en este sistema desde su creación como Júpiter y Saturno y cada uno con su propia órbita elíptica sin afectar gravemente este planeta. 

Aunque sea triste para muchos, la verdad es que para que se pueda asegurar la existencia de un nuevo planeta se necesita  estar en un campo de por lo menos la distancia de la órbita Plutón para ser visible, que refleje la luz de nuestra estrella y hablando en proporciones cósmicas, pasarían por lo menos unos cuantos años más para asegurar esos datos.

¿ Y si si ?

Nada sería más bello y a la vez caótico que el conocer el origen de nuestra especie y la respuesta al porque como humanos evolucionamos mas rápido que las demás especies que habitan este planeta, lo cual también tendría sus consecuencias en las religiones, pues se vendrían abajo, nos daríamos cuenta que fuimos manipulados no genéticamente sino mentalmente por historias tan proporcionales como el señor de los anillos y por gente ávida de poder y control a los demás, estamos conscientes de que no somos la única raza de seres "inteligentes" en el universo y nos uniriamos como planeta, no como naciones y entonces sí, sería el fin del mundo como lo conocemos.

El tema abre la posibilidad de ahondar mas y mas pero para terminar una frase que leí durante mi pequeña investigación:

Seguramente existe un lugar en este universo que si pueda ser cambiado, ese lugar eres tu mismo. 



¿Alguien allí afuera me a leído? déjame saber tus teorías en la caja de comentarios.

Clic aquí para maullar en mi Facebook

Clic aquí para dejarme croquetas en Twitter

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tulpa, el amigo sugestivo

Ese el "cha" ( Pedido )

Huixtla, el misterio petrificado